Computación Cúantica, el desafío para esta década

Los poderosos ordenadores cuánticos pueden algún día dominar los problemas de computación que actualmente consumen demasiado tiempo para resolverlos. La tecnología podría remodelar los negocios, la fabricación, las finanzas y otras industrias. La computación cuántica de hoy día todavía tiene fallas y los investigadores aún no han probado que pueda producir resultados más rápidos, más baratos o de mayor calidad que la computación clásica. Pero la prueba de la “ventaja cuántica” está cerca. Y para los empresarios, los próximos cinco a diez años de desarrollo cuántico parecen traer un cambio significativo. Las computadoras cuánticas de tamaño medio, aunque todavía propensas a errores, y las máquinas diseñadas para resolver problemas de optimización, permitirán nuevos descubrimientos. Cada empresa debe entender cómo la informática cuántica afectará su futuro para decidir cuándo comprometerse.

La manera en que la materia se comporta a nanoescala fundo el desarrollo de la computación cuántica. En lugar de los bits binarios –cero o uno–, los ordenadores cuánticos se basan en qubits que pueden ser simultáneamente parte cero y parte uno. Los qubits se comportan como un grupo, no como actores individuales. Ambas características permiten a los qubits alcanzar una densidad de información exponencialmente mayor que las computadoras tradicionales.

Sin embargo, las perturbaciones ambientales pueden afectar a los qubits, lo que provoca errores. Los ordenadores cuánticos también son difíciles de escalar y tienden a dar un número limitado de respuestas probabilísticas. La promesa de la tecnología ha dado lugar a un “ecosistema” de computación cuántica. Este ecosistema se centra en proveedores de extremo a extremo, como la Q Experience, de IBM, y Cirq, de Google, que proporcionan acceso a hardware, simuladores y plataformas de código abierto en la nube. El ecosistema también incluye empresas que desarrollan hardware y sistemas, especialistas y empresas de software y servicios.

Si su empresa no quiere ser solo un observador de la informática cuántica, añada estas cuatro estrategias a sus tácticas:

  1. Analizar el potencial – Siga el desarrollo del “ecosistema” de cómputo cuántico y calcule qué tan valiosa podría ser la computación cuántica para su empresa.
  2. Ganar experiencia – Invierta en un pequeño “laboratorio o grupo cuántico” para probar cómo funcionan varios algoritmos cuánticos con el hardware existente y el que está por llegar.
  3. Dirigir su propio esfuerzo – Construya una “unidad cuántica” para que pueda asociarse con proveedores de tecnología, para lanzar un “piloto cuántico” de tecnología de punta.
  4. Iniciar nuevas ofertas – Gane la ventaja de quien hace la primera movida al hacer una inversión fuerte en un proyecto cuántico que involucre múltiples dominios y expertos en cómputo cuántico.

Prodigio.

También podría interesarte…

A %d blogueros les gusta esto: